top of page

El poder de tu presencia ejecutiva



Te preguntarás como poder impactar en otros con tu presencia ejecutiva y liderazgo y más si lo estamos trabajando remotamente.  Hay que hacerse visible y memorable, influir, conectar y motivar a otros.

¿Será tan fácil como se lee?

Tu presencia ejecutiva lo dice todo de ti.  Tu interés en otros, la forma en como conectas con emociones y creas colaboración y compromiso auténtico.  Esta influye para que tus palabras puedan impactar a que otros se sientan cómodos e importantes y decidan actuar.  Proyecta un liderazgo con una mentalidad abierta y llega a contagiar esta energía que mueve a otros para que las cosas sucedan.

Se que al leerlo te estarás preguntando si lo que digo es tan fácil.   Sobretodo, cuando estamos hablando de que muchos seguimos trabajando de forma virtual y que sientes qué si no te ven, cómo puedes influir positivamente en otros.

Cuando vas a hablar con otros, no importa si es una junta presencial, virtual o telefónica, es importante que primero que nada hagas lo siguiente:

Pon tus pies bien plantados en el piso, que sientas que te jala la tierra.  Es indiferente si estás sentado o parado.  No importa si es virtual o presencial.  Lo que importa es que sientas esa fuerza que jala y esa conciencia de lo que estás haciendo.   Tu torso tiene que estar cómodamente derecho.  Así es, de esa forma tu postura está abierta a que la energía fluya correctamente y que no solo la transmitas, sino que recibas la energía de parte de las personas con las que interactúas.  

En muchas ocasiones, las personas olvidan tener consciencia de estas posturas y este es tan solo el primer paso porque hay más consideraciones que tomar en cuenta.  Por ejemplo, tú mentalidad abierta o de crecimiento.  Esto es un constante a seguir aprendiendo de otros y de los retos que se te van presentando, adicionalmente a seguir buscando retos constantemente.  Cuando te adelantas a lo que va a pasar a lo que se va a decir a lo que esperas como resultado basado en un reconocimiento o un impacto unilateral, donde tu eres el único beneficiado, la energía se trunca y dejas de influir en otros.  Estas dejando de estar en el presente y tu intención se puede desviar de lo que en verdad importa.

Esto sucede cuando quieres vender por generar una venta o una comisión y olvidas el impacto hacia la otra persona.  Sucede cuando en un proyecto no logras transmitir el beneficio a tu equipo y solo buscas tu reconocimiento o que el resultado se note para demostrar que lo hiciste bien.  Cuando interrumpes con palabras negativas en lugar de tener escucha activa. El poder de la presencia ejecutiva es influir en otros a crear esta colaboración, este compromiso para cumplir con los valores de la organización y provocar que todos vayan por un bien común.  No es solamente tu esfuerzo y tu resultado, es el de todos los que te rodean.

Cuando las personas trabajan solo por cumplir porque lo tienen que hacer y no están plenamente comprometidas, no es porque ellos tengan toda la responsabilidad. Es porque en tu poder de transmitir con palabras correctas, con integrar un propósito bien establecido, los líderes de la organización olvidan que dependen de sus equipos y que las personas son el activo más importante para que las cosas sucedan.

Te invito a crear una comunidad de apoyo influyendo con tu presencia ejecutiva, con ese liderazgo que conecta, que busca seguir aprendiendo que vive en el presente y no en automático. Pregúntate cuál es tu mayor reto que está evitando que proyectes ese liderazgo que hoy es tan necesario.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page