Los cumplidos no tan cumplidores en tu comunicación.

Deja un comentario

Siempre es bueno dar y recibir un cumplido en lo personal y/o profesional. El problema es que los que lo hacen, suelen más comúnmente disfrazarlo o amortiguarlo con un comentario que minimiza el impacto de la frase, y por el contrario, el que lo recibe, no suele saber como reaccionar y lo frena con justificaciones o aclaraciones innecesarias.

Así es, en lo profesional, cuando las personas quieren dar retroalimentación y quieren hacer un cumplido antes para poder dar otra sugerencia, lo único que hacen es confundir al receptor. Les pongo un ejemplo: Una persona que presentó un nuevo proyecto y evito dar los números importantes durante su exposición. El jefe se da cuenta y le dice “Hiciste una muy buena presentación, pero no puedo creer que olvidaras comentar los números del proyecto” MMM. Si yo recibo este comunicado, no sabría qué realmente hacer, ¿lo hice bien, pero no lo hice bien?

Si vas a decir algo bueno, déjalo en algo bueno y evita el “Pero” después de la frase, no solo confundes al receptor de tu comentario, sino que puede inclusive pensar que ni siquiera fuiste sincero en lo que dijiste y el impacto de tu retroalimentación se confunda y se pierda.

Dar un cumplido es fortalecer y motivar a otros a que sepan que están haciendo bien su trabajo, que si están siendo tomados en cuenta y que lo tienen que seguir haciendo bien. Si lo que quieres es sugerir como mejorar, evita amortiguar el comentario con un cumplido porque no tendrá el efecto deseado y la gente no sabrá como actuar o simplemente se pondrá a la defensiva, porque tu observación no parece sincera.

El otro día una persona que conozco me dijo que me veía muy bien, pero que me hacía falta ir a la playa porque me veía muy blanca. OOPS! No supe que decirle. Dar un cumplido es algo bueno y ahí se queda, sin justificarlo ni amortiguarlo con más cosas. La gente deja de dar cumplidos cuando el receptor no sabe como reaccionar y suele diferir el comentario hacia alguien más. Lo único que tienes que hacer cuando alguien hace un cumplido de tu trabajo o de ti, es dar las gracias.

Así es, sólo se dice “Gracias” y evita decir, ah si es que no fui yo, fue más bien porque le dedicamos tiempo, o “Cómo que me veo bien, si hoy no me peine” “ O para nada, no estoy flaca estoy mas gorda que nunca” Este tipo de comentarios, solo le mandan un mensaje a quién hace el cumplido que lo que dijo no tiene valor y eso debilita las relaciones.

Aprende a dar cumplidos y aprende a agradecerlos, mejora tu comunicación y fortalece tu liderazgo y tu presencia ejecutiva.

Ale Marroquín es consultor en comunicación, presencia y liderazgo ejecutivo. Se dedica a reinventar y posicionar la marca personal de profesionales, ejecutivos de alto nivel, emprendedores que quieren acelerar su potencial a través de su presencia ejecutiva. Su especialidad en personal branding y storytelling, la distingue en su trabajo para impulsar a profesionales a sobresalir y desarrollar su liderazgo.

Acelerando el potencial de las personas.

Twitter: @a_marroquin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *