La promoción tan esperada…. ¡Se la dieron al de al lado!
Businessman Sitting In Spotlight

Estás desmotivado completamente por que te sientes con la capacidad y el empuje de seguir creciendo profesionalmente, pero te das cuenta que eres la persona que siempre hacen a un lado en las promociones. De hecho acaban de traer alguien de afuera de la organización, por que dentro decidieron que no había nadie con las cualidades para el puesto. Entonces te pones a pensar qué pasa que no voltean a verte. Estas en la empresa desde hace años y no comprendes por que no eres tú. Adicionalmente cuando fuiste a  reclamarle al jefe que tú eras el indicado, se molestó con tu comportamiento.

Esto es muy frustrante, solo que no hay que buscar culpables alrededor. Algo estás haciendo de más o dejando de hacer y por eso no se han dado cuenta  que tienes la capacidad.

¿Será tu forma de vestir? Pones cuidado en que tu ropa exprese lo profesional que eres. Si eres hombre siempre traes un traje más oscuro que claro y evitas camisas de colores. Cuidas que tus calcetines sean del mismo color de tu pantalón y si de plano no encuentras ese color, usas los calcetines del color de tus zapatos. (Aunque no lo creas, la gente voltea a verte los pies).  En realidad te preocupas de revisar los detalles más mínimos y hasta te fijas que el largo de la corbata apenas toque el principio de la hebilla de tu cinturón.  Claro, ¡Por que siempre usas un cinturón!

Si eres mujer, vistes apropiadamente para la industria a la que perteneces, tratas de no usar demasiados escotes ni blusas transparentes, los pantalones son al largo adecuado de tus tacones, revisas que no sean los que usas para zapatos sin tacón. Siempre usas maquillaje ligero y procuras estar bien peinada. Tus faldas nunca son muy cortas ni demasiado ajustadas;  no usas modelos demasiado modernos en la ropa que distraigan la atención de las otras personas. Sabes perfecto cómo debes lucir muy profesional. La moda no es para la oficina, aunque sabes cómo verte siempre actualizada.

Piensa cómo desempeñas tu trabajo: ¿Eres proactivo, y buscas adelantarte a lo que tu jefe te pueda pedir; o quizá esperas  a que él te diga qué hacer? Secretamente prefieres eso a estar trabajando de más. El tener muchos años en la compañía hace que  sepas mucho del funcionamiento de las operaciones diarias, pero al empleado nuevo, ¡Que le cueste trabajo!, A ti te costó mucho esfuerzo obtener estos conocimientos y no los vas a compartir. De hecho jamás colaboras con lo que sabes, por que de por sí, te ganan las promociones.

Reflexiona si te gusta adelantarte a dar la información que te haga brillar con tu jefe, para ti es importante que el sepa todo lo bueno que estas haciendo. Consideras que tus compañeros deben encontrar la forma de hacerlo por si mismos, si quieren sobresalir, deben buscar sus propias ideas. El trabajo en equipo es solo para sacar el trabajo, pero el resultado es para el qué se pone las pilas. Esto es una gran carrera.

¿Cómo es tu actitud? La forma en cómo enfrentas situaciones es positiva. O ¿Te quejas y gritas delante de otros?  Cuando piden una junta fuera de lo normal, decides si ir o no dependiendo de quién va: si va el jefe tu vas, si no, pues inventas que tienes una gran carga de trabajo. Los nombres de las personas de otros departamentos no son importantes de recordar, solamente los que te pueden acercar a tu jefe.

Aunque son ejemplos muy radicales, y probablemente no te sientas identificado con todos, piensa si en realidad has cuidado todos los detalles que reflejen que puedes ser un líder: Compartir información y enseñar a otros no sólo te hace grande, refleja la capacidad que tienes de trabajar en equipo. ¡Recuerda que si gana uno ganan todos!

Quieras o no, cuando un jefe toma las decisiones para ver quién puede encabezar un equipo con más responsabilidad, tiende a fijarse en todos los detalles. Desde la humildad que tengas para aceptar que otros te ayudaron a hacer un trabajo, hasta cómo te relacionas con tus compañeros y otros departamentos.  Observan el cuidado que dedicas a seguir buscando oportunidades en lo que haces, en lugar de esperar a que alguien te de órdenes. Se fijan hasta si consideras que tu forma de vestir, refleja la responsabilidad y el interés que le das a la importancia que se merece tu trabajo.

Los jefes, no buscan quién sabe más, si no quién tiene más cualidades de conducir grupos. Procuran sacar lo mejor que tienen las personas y estirarlo de manera que agreguen el mayor valor posible a la compañía. Ponte las pilas y refleja el líder qué todos quieren seguir.

Foto “© [Monkey Business] / [PhotoXpress]

Ale Marroquín, es consultor en imagen y protocolo de negocios. Certificada por la Asociación Internacional de Consultores en Imagen (AICI) como FLC (First Level Certificate). Con casi 20 años de experiencia en áreas de ventas y relaciones con clientes, Ale Marroquín, asesora a las personas para incrementar sus habilidades en áreas de comunicación, liderazgo, comportamiento, actitud y apariencia profesional. Transformando la imagen y comunicación en las personas.

Ale Marroquín, es consultor en imagen y protocolo de negocios. Certificada por la Asociación Internacional de Consultores en Imagen (AICI) como FLC (First Level Certificate). Con casi 20 años de experiencia en áreas de ventas y relaciones con clientes, Ale Marroquín, asesora a las personas para transformar sus habilidades en áreas de comunicación, liderazgo, comportamiento, actitud y apariencia profesional. Acelerando el potencial de las personas. www.alemarroquin.com twitter @a_marroquin
Si este artículo te pareció interesante, seguramente te gustarán otros:
Suscríbete vía RSS y recibe mis nuevos artículos completamente gratis.

deja tus comentarios

*

 


¿Qué pasa en mi Twitter?

¿Qué pasa en mi Facebook?

Conéctate conmigo en LinkedIn

Archivos